martes, 24 de marzo de 2009



Manuela Y Simón

Bolivar y Manuela protagonizaron una larga y complicada historia de amor que no acaba sino hasta que Bolívar muere.
Manuela Saenz fue una verdadera heroína en la vida del libertador, ya que lo salvo dos veces de la muerte.
La primera vez fue el 10 de agosto de 1828, cuando le habían tendido a Simón un atentado en Bogotá. Ella se enteró de los planes que existían y trató de impedir que Bolívar acudiera al sitio donde lo matarían, un baile de disfraces.
No lo logra, entonces ingenia una nueva estrategia de presentarse en el baile vestida estrafalariamente provocando un escándalo que al ser oída por el Libertador logró que indignado se retirara.
La segunda vez que la brava mujer salvó al patriota venezolano fue el 25 de septiembre de 1828.
Un grupo de conspiradores atacan al Palacio buscando a Bolívar para matarlo.
Esa noche Manuelita Sáenz lo acompaña, él la había llamado para que lo cuidara ya que se sentía enfermo.
Manuelita al oír ruidos de combate despierta al caraqueño convenciéndolo que huya en vez de enfrentarse a los conspiradores.
El se esconde debajo de un puente con su criado José Palacios. Manuela se enfrenta a los asesinos, va a ser asesinada pero la salva Auguste Hornet, uno de los conspiradores. Los alzados son derrotados y el Libertador regresa. Oponiéndose luego que Manuelita acudiera al tribunal para que "no fuera instrumento de muerte ni delatora de desgraciados".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada